Los enfrentamientos entre palestinos y la Policía israelí estallaron este lunes de nuevo en Jerusalén Este, tras la muerte de un conductor palestino que trabajaba para una compañía israelí y que fue encontrado ahorcado en una terminal de autobuses.

El rumor de la muerte del conductor provocó que palestinos lanzaran piedras y otros objetos a policías en Al-Tor y Abu Dis, suburbios árabes de Jerusalén, donde se han registrado actos de violencia y disturbios en los últimos meses por la disputa de una mezquita.

La víctima, identificada como Yusuf Hasan al Ramuni, de 32 años y originario de Al Tur, en Jerusalén Este, fue hallado muerto la víspera en la estación de Har Hotzvim, cerca de Jerusalén, por varios de sus compañeros de trabajo de la empresa Egged.

De acuerdo con varios testigos, otros conductores vieron el vehículo de al Ramuni estacionado en la terminal durante su horario laboral, por lo que uno de ellos decidió mirar en el interior y encontró su cuerpo colgado de una de las barras del techo a mitad del autobús.
Sin juego sucio

La muerte del conductor desató la ira de familiares, amigos, compañeros y muchos palestinos, que salieron a las calles en busca de los presuntos responsables del crimen, que afirmaron fue motivado por nacionalistas israelíes o policías.

En Abu Dis, jóvenes enmascarados bloquearon las carreteras con contenedores de basura y decenas más lanzaron piedras contra soldados israelíes, que respondieron con gases lacrimógenos, según un reporte de la edición electrónica del diario Ynetnews.

La policía israelí dio a conocer esta tarde los resultados de la autopsia practicada al conductor, en la que se confirmó que se suicidó.

“Los resultados de la autopsia han demostrado que no hubo juego sucio, lo que significa que se trataba de un suicidio”, indicó el portavoz de la policía, Micky Rosenfeld, aunque el hermano de al Ramouni, Louy, aseguró que su familiar no tenía razones para quitarse la vida y que marcas halladas en su cuerpo sugerían que había sido asesinado.

“Vi el cuerpo anoche y vi los moretones y marcas de que fue golpeado. Había marcas de dedos en el cuerpo y también en su espalda había un moretón como si hubiera sido golpeado por un objeto duro (…) Youssef no pudo suicidarse, no es posible”, afirmó.
El dato

La muerte de al Ramuni se produce en medio de la tensión que desde hace meses prevalece en el este de Jerusalén, por actos de violencia de palestinos hacia israelíes, como el atropellamiento intencional y apuñalamiento de civiles, y actos de represión de la policía.

El mes pasado, cinco israelíes y una mujer extranjera fueron asesinados por los palestinos, ya sea atropellados o apuñalados, mientras que una docena de palestinos han muerto, a manos de la policía, acusados de llevar acabo los ataques o en enfrentamientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here