Este jueves fue ingresado al hospital Escuela de la capital de Honduras, un joven de 23 años con quemaduras de pólvora. Su nombre es Daniel Hernández, de 23 años.

Vive en la 14 de Febrero y sufrió graves daños en una de sus manos al reventarle un mortero. El explosivo lo compró en los mercados de Comayagüela para festejar el cumpleaños de su hija de cinco años.

Aseguró que no volverá a comprar petardos, porque la experiencia le quedó de enseñanza para toda la vida. En la mayoría de los departamentos de Honduras es prohibida la fabricación, distribución y almacenamiento de pólvora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here