Juan José Espinosa, guardia de seguridad que mató a una doctora en el interior de una farmacia en El Progreso, norte de Honduras, confesó que lo hizo porque la dama era “chismosa y me puso en mal con un amigo”.

El hecho sucedió el viernes anterior en horas de la tarde cuando Glenda Sarahí Alvarado se encontraba atendiendo el negocio de medicina de nombre San Antonio en el barrio La Sirena, cuando fue atacada a balazos por el hombre que había sido contratado para darle seguridad.

“La maté por chismosa. Ya era la cuarta vez que le reclamaba porque se ponía a hablar de mí y a ponerme en mal con el supervisor. El viernes esto ya llegó al tope cuando junto a unos conocidos míos se puso a hablar de otro amigo y cuando este llegó le dijo que yo también me estaba riendo de él y no era cierto. Me cegué y le disparé en varias ocasiones”, confesó el guardia después que fue capturado por la Policía el sábado anterior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here