Edwin Ovidio Guevara Solís, de 22 años, estudiante universitario, fue a una discoteca con el fin de divertirse, pero nunca se imaginó que ese sería su último baile.

El joven fue ultimado de varios balazos cuando se dirigía a bordo de su motocicleta hacia su residencia, ubicada en la colonia Mangandí de El Progreso, Yoro.

El informe policial establece que la víctima, quien laboraba como operario en una maquila, salió de una discoteca a eso de las 3:00 de la madrugada y cuando iba en tránsito por una de las calles de la residencial El Progreso fue interceptado por desconocidos que se transportaban en un vehículo pick up y que lo atacaron sin mediar palabra.

La víctima presentaba balazos en la cabeza, el tórax y el abdomen, los que le provocaron la muerte de manera casi inmediata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here