Unos hombres encapuchados se introdujeron a la vivienda de una jueza en Tegucigalpa y amenazaron y dejaron amarrados a sus hijos.

La residencia es la de la jueza Mayra Aguilera, quien al momento del suceso se encontraba en los tribunales.

“Fue una situación grave, es otro ataque a los jueces, dejaron amarrados a mis hijos y les dijeron que nos iba a salir caro lo que les había hecho”, dijo Aguilera.

El pasado 26 de marzo, el Consejo de la Judicatura anunció la rotación de jueces de sentencia de Francisco Morazán, que incluye a las juezas Ruth Anabella Cruz y Mayra Lizeth Aguilera.

“Desde que me rotaron no tengo seguridad, es una situación que lamentamos los jueces porque este tipo de amenazas debilita el sistema de justicia y los jueces hacemos lo correcto cuando nos apegamos a la ley”, dijo la profesional del derecho.

Aguilera comentó que “como nos ven sin seguridad aprovechan para amedrentarnos. Nosotros habíamos pedido no nos quitaran la seguridad cuando aprobaron lo de la rotación. Desde abril no cuento con proteccción y el comisionado de los Derechos Humanos nos apoyó mucho, pero no se hizo más, lo único que tenemos es una patrulla viene cerca de mi casa una vez al día, no quiero formar parte de las estadísticas de muertes que hay en el país”.

“Estaba en el tribunal al momento que me dijeron que mis hijos estaban amarrados, me preocupé cuando me dijeron que llegaron a casa para matarme”, agregó Aguilera, quien llevó el caso del asesinato del periodista Alfredo Villatoro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here