El Panathinaikos-Barcelona de Euroliga fue suspendido por un aviso de bomba producido en el descanso.

El avisó alertó que estallaría un artefacto en una hora y el OAKA tuvo que ser desalojado de inmediato. El Barcelona dominaba en el descanso 23-40.

Precisamente cuando los dos equipos estaban en vestuarios se produjo la alerta y la policía decidió evacuar el pabellón ya sus 12.000 aficionados, excepto a un grupo de unos 100 hinchas griegos que se negaron a salir y que permanecía en el interior de un pabellón vacío.
Más de 50 minutos después de que el partido quedara parado y cuando la policía avisó de que el registro de las instalaciones había concluido, los jugadores volvieron a la cancha para calentar y reanudar el choque interrumpido.

Durante el tiempo en el que el partido estuvo parado, el Barcelona se ejercitó en una pista adayacente mientras el pabellón se desalojaba y la policía se aseguraba de que la zona era segura.

En la reanudación Dusko Ivanovic, técnico del Panathinaikos dijo al respecto del suceso: “En mi vida había visto nada semejante”.
En declaraciones a Esport3, elsecretario técnico del FC Barcelona, Joan ‘Chichi’ Creus, explicó que, “alguien ha llamado diciendo que había instalado una bomba en el pabellón, al descanso, y ha habido poca información más. Nos han dicho que a las 22:35 podrán entrar los jugadores a pista de nuevo y el partido se retomaría”.

Creus añadió: “Lo hemos vivido de forma sorprendente, la gente ha ido a la zona de bares y cuando hemos querido entrar nos hemos enterado por los altavoces de la amenaza de bomba”.