Un equipo de científicos escoceses logró crear por primera vez un órgano funcional completo dentro de un animal, a partir de un grupo de células insertadas, un paso clave para nuevas alternativas en transplantes de órganos.

Los investigadores del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo, consiguieron que el grupo de células se convirtiera en un timo, parte fundamental del sistema inmunológico, dentro del organismo de ratones trasplantados.

El timo se encuentra cerca del corazón y produce un componente del sistema inmune, las llamadas células T, que combaten las infecciones, según ública el sitio web ansa.it.

El avance científico podría facilitar ahora nuevas alternativas para transplantes de órganos.

Los pacientes que necesitan un trasplante de médula ósea y los niños que nacen sin un timo en funcionamiento podrían beneficiarse.

Y las maneras de estimular el timo también podrían ayudar a las personas de edad avanzada. Esta glándula se encoge con la edad y conduce a un sistema inmune más débil.

Los expertos dijeron que la investigación, publicada en la revista especializada Nature Cell Biology, es prometedora, aunque indicaron que aún quedan años hasta poder trasladarse a terapias humanas.

La profesora Clare Blackburn, que encabezó el equipo de investigación, dijo a la BBC que fue “muy emocionante” el momento en el que el equipo se dio cuenta de lo que había logrado.

Y destacó la importancia que puede tener para el campo de la medicina regenerativa.

Los científicos comenzaron la investigación con células de un embrión de ratón.

Dichas células fueron genéticamente “reprogramadas” y se transformaron en un tipo de células halladas en el timo.

Las mismas fueron mezcladas con otras células y transplantadas en ratones. Una vez dentro del cuerpo, comenzaron a desarrollarse en un timo funcional.

“Fue una sorpresa absoluta que pudiéramos generar de una forma bastante directa órganos completamente funcionales y organizados a partir de células reprogramadas”, afirmó Blackburn.

Según el profesor Robin Lovell-Badge, del Instituto Nacional para la Investigación Médica, se trata de un estudio “excelente”.

“Es un logro importante tanto a la hora de demostrarse cómo funciona un órgano, aunque sea relativamente simple, como por el papel crítico del timo en el desarrollo de un sistema inmune funcional”, destacó.

Sin embargo, sostuvo que “es improbable” que esos métodos utilizados en ratones puedan ser trasladados fácilmente a pacientes humanos.

Para Paolo de Coppi, un pionero en terapias regenerativas del Hospital Great Ormond Street de Londres, investigaciones como la de la profesora Blackburn “demuestran que la ingeniería de órganos podrían en un futuro ser el sustituto para los transplantes”.

“La ingeniería de órganos relativamente simples ya ha sido adoptada para un número pequeño de pacientes y es posible que en los próximos cinco años órganos más complejos sean creados para pacientes utilizándose células especializadas derivadas de células madre, de la misma forma que la detallada en este estudio”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here