Las dos opciones son malas, si se convierten en crónicas. Lo óptimo es dormir 7 horas según los expertos. Según el doctor Gonzalo Pin, de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón de Valencia: “Es como si nos preguntáramos: ¿Qué es peor: comer muy poco o comer en demasía? Pues comer muy poco, tiene consecuencias a corto plazo (hipoglucemia, irritabilidad, pérdida de peso y calidad de vida..) mientras que, comer demasiado, las tiene a medio y largo plazo ( sobrepeso-obesidad, hipercolesterol, mayor tendencia a diabetes…).

Con el sueño ocurre algo semejante: dormir poco a corto plazo disminuye nuestra capacidad de controlar el humor, aumentan nuestra imprecisión y nuestros errores o accidentes, etc. Mientras que dormir demasiado se ha relacionado con un incremento de la mortalidad a largo plazo. Cada persona tiene en cada etapa de su vida unas determinadas y personales necesidades de sueño que en los adultos oscila entre las 6 y las 9 horas de sueño. La respuesta a este dilema es que tanto el exceso como el defecto crónico del sueño tiene consecuencias negativas para nuestra salud y calidad de vida. Cada uno deberíamos dormir de manera habitual el número de horas que nuestro organismo nos demande. Para ello será necesario, especialmente en nuestra sociedad, cambiar muchos de nuestros hábitos y horarios”.

Esta semana el doctor Shawn Youngstedt, un experto en sueño de la Universidad de Phoenix, asegura en The Walt Street Journal que lo más saludable es dormir una media de siete horas, y no ocho como se pensaba hasta ahora. También, en este artículo, se hace referencia a otra investigación de Daniel F. Kripke, un profesor emérito de psiquiatría de la Universidad de California, San Diego, que asegura que la gente que duerme entre 6,5 y 7,4 horas tiene una tasa de mortalidad más baja que quienes registran horas de sueño por encima o por debajo de este intervalo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here