Todos los hombres cambian al convertirse en padres. Tener un hijo no solo da un giro radical a su vida, sino también modifica sus intereses, personalidad, creencias… Pero, ojo, no es lo mismo tener una niña que un niño. Según un nuevo estudio realizado por la Harvard Business School, a aquellos varones que tienen hijas les sonríe la vida mucho más que si estos fueran de sexo masculino. Sigue leyendo para descubrir todas las ventajas que tiene tener retoños femeninos.

1) Se vuelven más cariñosos
Sea niño o niña, el cerebro de un hombre se moldea cuando se convierte en padre. En el momento en que un varón coge a su recién nacido, experimenta un aumento significativo de testosterona y de oxitocina, hormona masculina y femenina. No obstante, el efecto es más intenso si el bebé es niña, pues el padre pasa más tiempo hablándole y tratando de interpretar las emociones del recién nacido, detalla la investigación, publicada en la revista ‘Behavioral Neuroscience’ y recogida por ‘The Daily Mail’.

Para comprobarlo, grabaron a más de 50 padres, y se percataron de que los padres de niñas pasaban un 60% más de tiempo con ellas. También pasaron cinco veces más tiempo cantando y hablando más abiertamente de sus emociones.
El psicoterapeuta Phillip Hodson explica: “Como varón, cuando tienes una hija tienes que aprender un papel diferente. Si bien los padres pueden estar encerrados en luchas de poder con sus hijos, tienen que aprender a negociar con las hijas”.

Además, según la psicóloga familiar Emma Citron, cuando un hombre se convierte en padre de una niña comprende lo que significa ser una mujer: “Una hija enseña a un hombre lo que significa ser una niña de una manera que un hermano, esposa o madre no lo hace. Con un hijo varón, un padre podría estar más inclinado a tratarlo como un mini-yo. Pero cuando tiene una hija, tiene que salir de sí mismo. Tiene que cambiar su perspectiva. Le desafía a salir de las normas masculinas con las que ha sido educado”.

2) Viven más
Aunque sientan que los cambios de humor y juegos mentales de sus hijas les están quitando años de vida, en realidad es al contrario. Una investigación realizada con padres polacos, publicada en el ‘American Journal of Human Biology’, descubrió que los hombres que tenían hijas vivían mucho más tiempo. El estudio concretó que por cada hija, la esperanza de vida del padre aumentaba en seis meses, mientras que si eran varones no había ninguna diferencia.
Probablemente, esto se debe a que ellas cuidaban mejor a los padres en su vejez. Las madres, sin embargo, pierden alrededor de siete meses por cada hijo o hija que tienen, debido al peaje físico de la materninad.

3) Se vuelven feministas
Aunque Donald Trump probablemente no sea la primera persona que le viene a uno a la cabeza cuando escucha la palabra “feminista”, lo cierto es que fue su hija Ivanka quien lo persuadió de convertirse en el primer presidente en incluir el permiso posnatal parental subvencionado en sus presupuestos para el próximo año. Asimismo, su predecesor, Barack Obama, que tiene dos hijas, Malia, de 18 años, y Sasha, de 15 años, también fue el primer presidente en describirse públicamente como feminista, algo que propiciaron sus conversaciones con las niñas.

El psicólogo Cliff Arnall asegura que los hombres a menudo se vuelven más protectores cuando tienen hijas: “Si un padre ve a otro hombre siendo grosero o irrespetuoso con una trabajadora, actúan, no piensan, ya que eso podría pasarle a su hija”. Además, este experto añade que los padres de chicas aprenden a sentirse más cómodos a la hora de tratar con una fémina en el terreno no sexual.
“Es probable que estos hombres también sean más capaces de desarrollar su inteligencia emocional mientras interactúan con sus hijas, y esto puede tener un efecto generalizado en su trato con otras mujeres.

4) Cambian el mundo
Los hombres que tienen hijas son más propensos a tratar de cambiar el mundo para mejor, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Miami, que descubrió que las empresas administradas por ejecutivos con niñas destinaban un 13,4% más de sus ingresos a programas de responsabilidad social corporativa.
Un caso claro lo vemos en Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, quien poco después de tener a su hija Maxima anunció que iba a invertIr 39 millones de euros en la creación de una organización que promoviese la igualdad de derechos entre ambos sexos, en mejorar la educación y en fuentes de energía sostenibles. Él quería que su niña “creciese en un mundo mejor”.
Además, el multimillonario de Microsoft Bill Gates decidió crear la Fundación Bill y Melinda Gates tan solo cuatro años después de tener a su primera hija, Jennifer, en 1996.

5) Tienen mejores amigos
Siempre se ha creído que el amor de una madre era el factor más importante en el desarrollo de las hijas. Sin embargo, la Children’s Society ha encontrado que los padres son tan importantes, si no más, en la felicidad futura y el éxito de las niñas.

Además, las hijas de los hombres que participaron más estrechamente en la crianza desarrollaron mejores amistades con los demás, más empatía y más autoestima. También son más propensas a esperar a perder su virginidad hasta encontrarse preparadas y a no llevar a cabo comportamientos sexuales de riesgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here