El Papa Francisco designó a un jesuita como fiscal de abusos sexuales de la Santa Sede.

A quien ocupaba ese cargo lo puso como número dos de su nueva comisión para abusos.

El estadounidense Robert Geisinger es actualmente el principal abogado canónico en la sede de los jesuitas en Roma.

Reemplazará a Robert Oliver como “promotor de justicia” en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que entiende en todos los casos de abuso sexual.

Oliver pasará a ser el número dos en la comisión papal de protección de menores y promoverá los mejores medios para combatir los abusos en la Iglesia.

La comisión, cuyos comienzos han sido vacilantes, es encabezada por el antiguo jefe de Oliver, el cardenal Sean O’Malley, arzobispo de Boston.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here