Una mujer, madre de cuatro hijos, fue retenida este viernes bajo custodia por las autoridades luego de ser acusada de ocultar los cadáveres de tres infantes de corta edad en su casa en un suburbio de la ciudad de Boston.

Érika Murray, de 31 años y residente en la comunidad de Blackstone, se declaró inocente de los cargos, que además incluyen maltrato animal, debido a que entre las condiciones de descuido y abandono en que se encontró su hogar se hallaron los cadáveres de varios gatos y un perro.

El diario The Boston Globe, según cita The Associated Press, destacó que el abogado de Murray declaró tras salir de la corte que su cliente probablemente padece de un trastorno mental.

Murray fue arrestada el jueves pasado luego de que la policía atendiera una llamada de los vecinos, que se quejaron de que niños lloraban en la casa, que presentaba una severa infestación de cucarachas y ratones.

En las miserables condiciones del hogar, las autoridades hallaron los tres cadáveres de los bebés, además de que cuatro niños (de seis meses, tres, 10 y 13 años de edad) presentaban indicios de abandono.

En algunos lugares de la casa, los residuos y la basura se alzaban hasta por más de 30 centímetros, de acuerdo con las autoridades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here