El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó este viernes una orden que prohíbe a las agencias estatales y a los funcionarios públicos, incluida la policía, indagar o revelar el estatus migratorio de las personas con quienes entren en contacto.

En un comunicado, Cuomo afirmó que la orden, que tiene como intención proteger a los inmigrantes del miedo y de la intimidación, sólo aprueba que se indague el estatus migratorio de una persona cuando se investiguen actividades ilegales o cuando sea necesario para brindar un servicio.

Esta prohibición de investigar el estatus incluye las ocasiones en que un individuo se acerca a una autoridad para solicitar ayuda o cuando es víctima o testigo de un crimen, de acuerdo con la orden.

“Mientras en Washington DC se discute la posibilidad de revertir una política de inmigración sensata, nosotros estamos tomando medidas para ayudar a proteger a todos los neoyorquinos contra la posibilidad de que sean blancos injustificados por parte del gobierno”, sostuvo Cuomo.

El gobernador añadió que Nueva York es un estado que se desarrolló debido a las contribuciones de inmigrantes de todos los rincones del mundo, por lo que resulta prioritario que las personas nacidas fuera de Estados Unidos no sientan miedo o intimidación.

Por su parte, el organismo de defensa de los migrantes “Se Hace Camino Nueva York” destacó que la decisión significa que los neoyorquinos inmigrantes pueden interactuar con agencias estatales sin temor a que su información sea entregada a la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here