Murió la pitón gigante atrapada en Malasia

La imagen, impresionante, de la gigantesca serpiente que tenía que ser sostenida por cinco hombres de tan grande que era, dio la vuelta al mundo. La pitón recitulada que un grupo de obreros localizó en la construcción de un paso a nivel en Paya Terubong, Malasia, podría haber sido la serpiente viva más larga del mundo. Pero ya no: la BBC informó que el animal murió poco después de ser encontrado.

El animal, del que no se tenía todavía una medición oficial, medía 8 metros de largo y pesaba 250 kilos, según informó al diario británico The Guardian un miembro e la fuerza civil de la zona donde la encontraron. La serpiente que tiene aún el récord Guinness es una pitón reticulada de Missouri (Estados Unidos), que mide 7,67 metros de largo y pesa 158 kilos.

El operativo de captura de la serpiente, el domingo, demoró media hora para poder llevarla sana y salva. Pero según reveló ahora Muhammad Aizat,  funcionario del Departamento de Defensa Civil de Malasia, la serpiente “depositó un huevo y luego quedó inmóvil”. “La pitón murió sola. Tal vez se sintió amenazada y se suicidó”, aseguró Shzree Mustapha, vocero del mismo departamento.

Sin embargo, esta versión fue desmentida por especialistas. El experto cazador de serpientes Raymond Hoser le aseguró a la cadena británica que la serpiente no se suicidó. “Lo más probable es que haya muerto por lesiones internas que sufrió durante o después de ser capturada”, señaló. Hoser detalló que las serpientes tienen entre 200 y 400 vertébras, y que cuando usan lazos para cazarlas los animales luchan para librarse, lo que les puede causar fracturas y sangrados internos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here