Buscaba ser una creativa propuesta de matrimonio, pero casi terminó en tragedia.

Un holandés alquiló una grúa para bajar hacia la ventana de su novia, cantarle y pedir su mano.

Sin embargo, la grúa no estaba debidamente asegurada y terminó estrellándose contra el techo del edificio contiguo, obligando a la evacuación de tres propiedades, en la ciudad de Ijsselstei.

Pero el accidente, con potencial de comedia de equivocaciones, no terminó ahí.

Al llegar una segunda grúa a retirar la accidentada, esta se soltó y volvió a caer sobre los tejados.
A pesar del impasse, nadie resultó herido y la novia aceptó la propuesta.

La grúa no estaba asegurada al piso, por lo que el vehículo se levantó y provocó el accidente.

Nadie resultó herido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here