Lillian Constantine, una británica de 19 años que fue violada en 2016, logró enviar a su agresor a prisión gracias al video que consiguió grabar con su teléfono móvil durante el abuso, informa la cadena BBC.

El autor del delito fue Ashraf Miah, quien asaltó a Constantine a pocos metros de su casa. Durante el forcejeo, la víctima logró encender la grabadora de video de su celular con la esperanza de que el delincuente se detuviera y gritó: “¡Te estoy grabando! No te vas a salir con la tuya”. Sin embargo, no fue suficiente para evitar el abuso.

Al llegar a su residencia, sus padres llamaron a la Policía y le recomendaron no bañarse, cepillarse el cabello ni lavarse los dientes. A pesar de su deseo de “sacarse todo de encima”, entendió que eso ayudaría al caso, pero nunca imaginó que se sentiría “como una rata de laboratorio”.

La joven fue sometida a cientos de revisiones y exámenes físicos y siguió un tratamiento médico para evitar contagiarse con el VIH. Además, tuvo que explicar su historia repetidas veces a las autoridades, unas molestias que provocaron que estuviera a punto de retirar el caso y darse por vencida.

No obstante, fue más fuerte su convicción por “sacar a ese criminal de las calles”. Así, el día del juicio el documento gráfico fue una evidencia clave para condenar al acusado a 13 años de prisión. “Sentí que se cerraba un ciclo” y “podía seguir adelante con mi vida”, detalló la agredida.

En octubre de 2016, Lillian Constantine publicó un video en el que explica su experiencia con detalle y aconseja cómo sobrellevar una violación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here