Hay países y ciudades que dictan leyes o normas que parecen ridiculas o sin sentido, pero en Fort Lauderdale parece que cinco normas están dirigidas a impedir actos de caridad.

Para Arnold Abbot, alimentar a los desamparados en un parque público en el sur de la Florida fue un acto de caridad. Pero para las autoridades de Fort Lauderdale, el hombre de 90 años cometió un delito.

Arnold y dos ministros del sur de la Florida fueron arrestados el fin de semana pasado mientras daban de comer a los desamparados. Fueron acusados de infringir una nueva ordenanza que restringe la alimentación en público de las personas sin techo y cada uno enfrenta un máximo de 60 días de prisión y una multa de 500 dólares.

“Uno de los policías me dijo: `¡Baje el plato ahora mismo!’ como si yo tuviera una pistola”, dijo Abbott al canal de televisión WPLG. “Esto no es otra cosa que la crueldad de la gente contra otros seres humanos”.

Pero los arrestos no han disuadido al grupo. Los ministros Dwayne Black y Mark Sims estaban el miércoles en su iglesia preparando alimentos para entregarlos en un parque público más tarde por la noche, según publica The Associated Press.

“No hago cosas a propósito para agravar la situación”, dijo Abbott, un defensor de los desamparados. “Estoy tratando de buscar una solución con las autoridades municipales. Cualquier humano tiene el derecho de ayudar a otros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here