El número de bebés nacidos con el virus del SIDA en Latinoamérica y el Caribe se redujo un 78 por ciento entre 2001 y 2013, según un informe divulgado este lunes por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Unicef.

El estudio, elaborado con datos de la OPS, Unicef y Onusida, estima que 10 mil 700 niños nacieron con el VIH en la región en 2001.

En 2013, ese número disminuyó hasta unos dos mil 300, lo que representa un cinco por ciento de todos los recién nacidos en la región de madres portadoras del virus.

Según la OPS, los países de América Latina y el Caribe se han fijado como meta reducir ese porcentaje del cinco a menos del dos para el año 2015.

“Garantizar que todos los niños de las Américas nacen libres del VIH es posible y hay países que ya han hecho progresos hacia ese objetivo”, explicó en un comunicado Massimo Ghidinelli, jefe de la unidad de VIH-SIDA, hepatitis y enfermedades de transmisión sexual de la OPS.

A su juicio, ahora es necesario “un impulso final” para garantizar que todas las embarazadas de la región tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la prueba del VIH y el tratamiento antirretroviral.

La OPS estima que, en 2013, un 74 por ciento de las embarazadas tenían acceso a las pruebas de detección del VIH, frente a un 62 por ciento en 2010, y que un 93 por ciento de las madres seropositivas recibían tratamiento, comparado con un 59 por ciento en 2010.

Datos de Onusida indican que en 2013 en Latinoamérica había 1.3 millones de personas portadoras del VIH.

En el mundo, hay unos 35 millones de portadores del VIH y 19 millones de ellos no saben que lo son, según la ONU, que señala que en 2013 cerca de 1.5 millones de personas fallecieron por esa causa, lo que supone un descenso del 35 por ciento con respecto a 2005.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here