Cabecillas de las pandillas que están presos estarían ordenando los ataques contra los policías por lo cual se ha creado una unidad especializada para investigar los ataques contra los agentes, informó el lunes el director general de la policía, Mauricio Ramírez Landaverde.

“Las pandillas se sienten amenazadas porque la policía está dialogando con las comunidades, los delincuentes nos quieren doblegar, pero no lo van a lograr”, dijo Ramírez Landaverde en entrevista con el canal TVO.

“Ya las primeras investigaciones nos llevaron a descubrir que la mayoría de estos asesinatos fueron ordenados desde el penal de Quezaltepeque”, afirmó Ramírez Landaverde. Quezaltepeque es un municipio ubicado a 15 kilómetros al oeste de la capital.

En lo que va del año se han reportado 33 asesinatos de policías, el más reciente el sábado cuando supuestos pandilleros acribillaron al cabo Héctor Ramos Argueta, cerca del puesto policial El Zamorano, en la jurisdicción de Jiquilisco, departamento de Usulután, a 110 kilómetros al este de la capital, según publica The Associated Press.

Según la información, Ramos Argueta fue asesinado cuando estaba de licencia y se dirigía a inspeccionar unos cultivos agrícolas en que los trabajaba en sus días libres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here