Desalojan a veinte pasajeros que hicieron llorar a un azafato

0
3

Tan maleducados que fueron desalojados del avión cuando se dirigían a Benidorm para celebrar una despedida de soltero. Así ha acabado un grupo de 20 hombres de nacionalidad galesa, encabezado por Wayne Roberts, el novio, y sus amigos, que pretendían viajar desde Manchester al Aeropuerto de Alicante – Elche con Ryanair.

Sin embargo, la impaciencia por disfrutar de la juerga provocó que cambiaran de planes. La policía tuvo incluso que intervenir para obligar a que los más reticentes se levantaran del asiento despúes de que la tripulación de cabina del aeroplano recurriera a ella por supuestamente hacer caso omiso a sus llamadas de atención. Un comportamiento que fuentes de la compañía califican de “brusco” y “díscolo”, llegando a provocar el llanto de uno de los azafatos.

La historia ha sido recogida por varios medios de comunicación británicos, generando un gran debate en las redes entre aquellos que defienden la postura de la aerolínea irlandesa y los que se posicionan junto al grupo, que en su mayoría ronda la treintena.

“Nadie iba borracho, no vestíamos las típicas camisetas de despedida de soltero y no gritábamos ni ofendíamos a nadie. Tomamos nuestros asientos y hablábamos en grupo”, explica Chris Jones, uno de los expulsados, al Daily Mail. Además, asegura que no recibieron ningún tipo de aviso por parte de la tripulación, y que incluso bromearon cuando escucharon el rumor en el avión de que los agentes se dirigían hacia allí para hacer salir a uno de los pasajeros.

“La policía incluso intentó razonar con ellos, pero entonces el capitán salió de la cabina y rodeando al auxiliar de vuelo con su brazo dijo que de ninguna manera volaría con nosotros a bordo”, asegura. En declaraciones al Daily Post, un portavoz de la policía de Manchester asegura que el grupo desalojó el avión de manera civilizada y sin que mediara ningún insulto.

“Fue una cuestión de discriminación porque al azafato no le gustaba nuestro aspecto. Incluso llegó a reconocer que no podía manejar un grupo de esas dimensiones”, explica Jones, quien apunta que su amigo Wayne, el novio, está muy afectado por lo sucedido. .

En 4.000 libras esterlinas (unos 5.500 euros) valoran los damnificados las pérdidas después de ver cancelado su viaje y la fiesta que tenían contratada en Benidorm. Sin embargo, esto no fue impedimento para que disfrutaran igualmente del evento. Nada más ser desalojados del avión, y tras intentar en vano reservar otro vuelo sin éxito debido al horario, se dirigieron a Wrexham (Gales), su localidad de procedencia, y despidieron la soltería de su amigo como seguramente merecía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here