Deportan a joven salvadoreño que cayó en una redada

0
5

Uno de los dos jóvenes centroamericanos residentes en Carolina del Norte que permanecían en el Centro de Detención de Stewart, en Georgia, fue deportado a El Salvador, según informó hoy la organización United We Stand.

Pedro Arturo Salmerón-Salmerón, de 19 de años, fue puesto en un avión comercial desde Atlanta el sábado tras nueve meses de permanecer detenido, según confirmó a Efe Byron Martínez, de United We Stand, grupo que apoyó al indocumentado desde su detención por agentes de Inmigración en Charlotte, Carolina del Norte.

El activista relató que el joven fue detenido a fines de enero de 2016 cuando se dirigía al trabajo junto a su padre, luego de que meses atrás su abogada firmara en nombre suyo una orden de salida voluntaria, sin consultarlo con la familia.

“Pedro estuvo detenido nueves meses por una falla de su abogada. Si hubiera hecho las cosas bien y aplicado al asilo político, estaría afuera. Ahora, en El Salvador, su vida corre peligro”, apuntó Martínez.

Salmerón viajó a Estados Unidos en junio de 2014 para reunirse con su familia y huir de las pandillas juveniles de su país, que asesinaron a su primo y empezaron a amenazarlo.

Tras su detención, presentó una petición de asilo al Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), que fue recibida por la agencia el 9 de mayo, y había remitido una solicitud sobre su caso a la Junta de Apelaciones (BIA).

De igual manera, se hallaba a la espera de que un juez federal de Georgia resolviera un “Habeas Corpus” que interpuso contra el gobierno federal por violar sus derechos civiles, sobre el que hubo una audiencia el pasado 16 de septiembre sin que el magistrado emitiera un veredicto.

De acuerdo al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), desde que en enero pasado se inició la “Operación Guardián de la Frontera” en el distrito Georgia, que comprende además Carolina del Norte y del Sur, fueron arrestados 127 jóvenes y 79 familias.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) inició en enero pasado una serie de redadas para detener y deportar a personas que ingresaron al país después del 1 de enero de 2014, en su mayoría familias y niños que cruzaron la frontera sin la compañía de un adulto, procedentes en ambos casos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Aunque en noviembre de 2014 Barack Obama proclamó unas medidas para expulsar a los indocumentados con récord criminal y no a las familias de indocumentados, algo que coincide con las recientes declaraciones del presidente electo Donald Trump.

Trump aseguró este domingo que deportará a los inmigrantes que tienen “antecedentes penales“, una decisión que podrían afectar a entre uno y tres millones de personas. Si realmente cambia su planteamiento de deportación, sus políticas no se diferenciarían tanto de las implementadas por Obama.

“Lo que vamos a hacer es tomar a la gente que son criminales y que tienen antecedentes penales, pandilleros, traficantes de droga, probablemente dos millones, podrían ser incluso tres millones, y vamos a echarlos del país o vamos a encarcelarlos”, indicó Trump en su primera aparición televisiva tras el triunfo electoral.

Las palabras de Trump hacia los inmigrantes indocumentados en la entrevista fueron muy diferentes a las pronunciadas durante la campaña presidencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here