Un nuevo escándalo sacude a la Iglesia Católica. El obispo británico Kieran Conry, de 63 años, renunció la semana pasada tras las revelaciones de sus relaciones amorosas con dos mujeres, encubiertas por la Iglesia católica durante 12 años.

Según informa el diario ‘The Telegraph’, citado por el sitio web actualidad.rt, este sábado ante cientos de feligreses de su parroquia Conry declaró que había sido “infiel a sus promesas” como sacerdote y por ello dejaba el cargo de obispo de Eparquía de Arundel y Brighton (sur de Reino Unido) después de 13 años del servicio.

De acuerdo con los medios británicos, el religioso tuvo dos o tres mujeres en su vida, la última, una mujer de 43 años casada y madre de dos hijos. Sin embargo, el exobispo reconoció solo el hecho de una relación que tuvo hace seis años y negó tener algo en común con la mujer casada.

La Iglesia católica, por su parte, afirmó que no estaba al tanto de los asuntos personales de Conry pese a las pruebas que asegura tener el marido de la involucrada en el escándalo.

De acuerdo con un detective privado contratado por el esposo de la mujer, la pareja fue vista de compras en Brighton en junio y ella pasó por lo menos tres noches en una amplia casa del obispo, en el pueblo de Pease Pottage, cerca de Crawley.

Se informa que actualmente el hombre, quien ya pidió el divorcio, está preparando una acción judicial en contra de la Iglesia por no tomar medidas adecuadas para romper la relación que llevó al fin de su matrimonio.

El marido también asegura tener las cartas de amor escritas a mano por Conry a su esposa, una de ellas fechada en el mes pasado. Aunque las cartas no revelan una relación sexual, sugieren que el asunto duró más de un año. El hombre también planea presentar las evidencias de que la pareja intercambió decenas de mensajes de texto.

Como la renuncia de Conry amenaza con sumir a la Iglesia en otro escándalo, el clérigo católico de más alto rango de Reino Unido, el cardenal arzobispo Vincent Nichols, se ha negado a comentar las acusaciones de encubrimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here