El sacerdote italiano Maks Suard, quien reconoció haber abusado sexualmente de una adolescente, decidió ahorcarse en la sacristía poco antes de que el obispo Giampaolo Crepaldi le anunciara oficialmente su expulsión de la parroquia, informó la diócesis de Trieste, al nordeste de Italia, en un comunicado.

En una conversación el sábado pasado con su obispo, Suard reconoció haber cometido “acciones graves” contra una menor de 13 años y solicitó dos días para preparar una carta pidiendo perdón a Dios, a la Iglesia y a la víctima.

Cuando Crepaldi llegó para informarle oficialmente de su expulsión de la parroquia, lo encontró ahorcado en la sacristía. Tras ello, la diócesis pidió una oración por el alma del sacerdote y lamentó que el caso no haya podido seguir “el recorrido canónico y judicial” oportuno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here