Corea del Norte sufrió el lunes graves y extendidos cortes en el servicio de internet al grado de que un experto en informática dijo que el sistema de acceso en línea estaba “totalmente caído”. La Casa Blanca y el Departamento de Estado se negaron a comentar si el gobierno de Estados Unidos era responsable.

Esto ocurre después de que Washington anunciara el pasado viernes que respondería “de forma proporcionada” por el ciberataque a Sony Pictures Entertainment, informaron medios surcoreanos.

Las principales páginas web norcoreanas han permanecido caídas de forma discontinua desde la 01:00 hora local (16:00 GMT del lunes) hasta el martes, entre ellas la de la agencia estatal de noticias KCNA y la del diario Rodong Sinmun, dos de los medios oficiales de Pyongyang.

Aunque el hermético régimen norcoreano no se ha pronunciado sobre este “apagón” temporal ni confirmado que haya sido originado por un ataque informático, algunos medios surcoreanos han sugerido la posibilidad de que se trate de represalias de Estados Unidos tras la agresión cibernética a Sony Pictures Entertainment.

Asimismo, han funcionado con normalidad las páginas web del régimen cuyos servidores se encuentran en el extranjero, como el portal propagandístico Uriminzokkiri o el diario Choson Sinbo de la comunidad norcoreana en Japón.

Un representante de Corea del Norte en la ONU comentó que la conexión a internet en su país “ha permanecido inestable en las últimas horas y ahora es imposible conectarse”, pero no ofreció una explicación sobre el motivo, en declaraciones ofrecidas en Nueva York al diario surcoreano Voz del Pueblo.

Otros medios surcoreanos señalan la posibilidad de que la caída en las redes norcoreanas responda a un contratiempo técnico o a un problema interno en Corea del Norte, debido a la fragilidad de las conexiones en este país.

No cualquiera

Doug Madory, director de análisis de internet en la firma Dyn Research, que estudia la conectividad en la red, dijo que los problemas se descubrieron durante el fin de semana y empeoraron al punto de que el servicio en “Corea del Norte está totalmente caído”.

Corea del Norte es uno de los países con menor conectividad en el mundo. Pocos norcoreanos tienen acceso a computadoras e incluso quienes lo tienen ordinariamente se conectan solo a un intranet interno. Aunque en el país hay tecnología de banda ancha, sólo un pequeño segmento autorizado de la población tiene acceso a la red.

Sin embargo, más de un millón de personas utilizan teléfonos celulares. La red cubre la mayoría de las ciudades principales pero los usuarios no pueden hacer llamadas al exterior del país ni recibirlas.

Debido a la falla actual, los norcoreanos “están fuera del internet global y así estarán hasta que puedan volver”, dijo Madory.

Afirmó que una explicación benigna al problema que es un enrutador presentó una falla del programa, aunque también era posible que se hubiera lanzado un ataque al servicio online de Norcorea.

La inestabilidad de los enrutadores no es infrecuente pero esta suspensión en particular ha durado horas y empeora en lugar de mejorar, dijo Madory.

¿Represalia?

El presidente Barack Obama dijo el viernes que el gobierno esperaba una respuesta al ataque informático a Sony Pictures Entertainment Inc., al que llamó un “acto de vandalismo cibernético” y del que responsabilizó a Corea del Norte.

Obama no informó cómo podría responder su país y se desconocía de momento si los problemas de acceso a internet eran la represalia. Washington considera altamente secretas sus operaciones de ofensiva cibernética.

“No vamos a dar detalles de las posibles opciones de respuesta ni vamos a comentar esa clase de informes, excepto para decir que en la medida que pongamos en marcha nuestra respuesta, una medidas se verán y otras quizá no”, dijo la vocera del Departamento de Estado, Marie Harf.

Campaña de difamación

En todo caso este apagón ha generado gran interés ya que ocurre en plena polémica iniciada con el ciberataque a la productora de cine de Sony.

Este ciberataque, en el que se robaron y publicaron miles de correos y datos de los empleados de la empresa entre finales de noviembre y principios de diciembre, se considera un acto de represalia contra “The interview”, una película sobre un complot para acabar con la vida del dictador norcoreano Kim Jong-un.

Sony canceló el estreno navideño de esta comedia protagonizada por Seth Rogen y James Franco después de que el mismo grupo de piratas informáticos que se atribuyó el ciberataque, Guardians of Peace (Guardianes de la Paz), amenazara con actos terroristas a las salas que proyectaran el filme.

EU apuntó directamente a Pyongyang de ser el autor del ciberataque, aunque el régimen norcoreano ha negado tajantemente su implicación y acusó al Gobierno de Barack Obama de llevar a cabo una campaña de difamación contra el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here