¿Se imagina domar una ola de la altura del edificio del Banco Central en San José?

Eso precisamente fue lo que logró hacer ayer el brasileño Carlos Burle, quien “corrió” una ola de casi 33 metros de altura en la playa del Norte en Nazare, Portugal.

Nazare, un pequeño pueblo de pescadores, es el nuevo destino para los corredores del olas grandes, como se denominan a los surfistas que buscan año a año implantar un nuevo registro desafiando el peligro.

Burle, un reconocido surfo de 47 años de edad, cabalgó la gran ola durante una sesión de tow-in surfing , es decir fue llevado esquiando en el agua por un jet esquí hasta la cresta de la ola, lo que le permitió dominar la imponente masa de agua ante el asombro de la multitud.

La nueva marca está por confirmarse, aunque el récord anterior estaba en poder del Garrett McNamara de Hawai, con una ola de 30 metros también en Nazare, en noviembre del 2013.

Ese mismo día el brasileño salvó la vida de una surfista, su coterránea Maya Gabeira, después de que esta fuera absorbida por una gran ola.

“Yo estoy bien y Maya está bien. Eso es lo importante. Fue un día muy loco, casi perdí a una amiga”, dijo entonces Burle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here