Un volcán japonés, el Monte Sakurajima, entró en erupción este fin de semana y mantiene en alerta a las autoridades y los habitantes de la ciudad de Kagoshima, en el suroeste de este archipiélago.
Hasta ahora las consecuencias del despertar del cráter han sido humo y cenizas dispersas en todo el centro urbano.

El ayuntamiento de Kagoshima puso en funciones a más de 60 recolectores autopropulsados de basura y camiones rociadores para atenuar el polvo.

Se ven a los pobladores con máscaras antigases y nasubucos en labores de higienizar casas, calles y negocios, pero con temor a que el Sakurajima, cuya columna de humo se observa a la distancia, repita emisiones.

Los especialistas registraron este domingo una bocanada de humo de cinco mil metros de altura y apuntaron que se trata de la mayor emisión vulcánica de ese monte desde que se empezó a llevar un historial de erupciones en 1955.

A los técnicos del observatorio meteorológico local los sorprendió la actividad del Monte Sakurajima, en tanto que no había dado señales de una inmediata entrada en erupción, aunque ahora indicaron que el magma subterráneo continuaba subiendo y se esperaban más emisiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here