El tigre siberiano Kuzya, liberado en abril por el presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido sorprendido comiéndose un perro tras cruzar la frontera con China, según informa la cadena británica Sky News, que publica el vídeo del felino.

El tigre, al que se puede ver con el collar GPS que sirve para hacer un seguimiento de sus movimientos, cruzó a territorio chino y atacó a un perro doméstico en la isla de Heixiazi, cerca de la ciudad rusa de Jabarovsk.

El vídeo, grabado con una cámara de infrarrojos, muestra al tigre saciándose con el perro y después, marchándose del lugar, una zona cubierta de nieve, para regresar a territorio ruso, informa la televisión pública china CCTV.

Kuzya ha sido responsabilizada de otros ataques contra cabras y otros animalesde granja en territorio chino. Kuzya fue liberado junto a otros dos tigres de su especie en un centro de vida salvaje de la región de Amur.

Los tres fueron hallados cuando eran cachorros sin posibilidad de supervivencia. Se les enseñó a cazar y fueron puestos de nuevo en libertad con la intención de recuperar una especie de la que solo quedan menos de 500 ejemplares en Rusia, el norte de China y el norte de la península de Corea.

En 2008 Putin, antiguo agente secreto de la KGB soviética, protagonizó un incidente precisamente con un tigre siberiano al que tuvo que disparar un dardo tranquilizante para evitar que atacara a un equipo de la televisión rusa Rossiya.