Barcelona.- En un momento de rabia y sin medir las consecuencias de lo que hacía, una mujer le quemó con la hornilla de la cocina las manos a su hija de 9 años. El incidente ocurrió el pasado sábado 20 en una urbanización ubicada cerca del hospital Razetti de Barcelona.

La pequeña ingresó en el anexo pediátrico Rafael Tobías Guevara del centro hospitalario capitalino. Allí fue sometida a una primera intervención por los especialistas que tratan de recuperarle las manos.

Por orden expresa de la Ley de Protección del Niño, Niña y Adolescente (Lopna) no se puede identificar ni a la menor de edad ni a sus padres.

Voceros policiales contaron que la pequeña estaba jugando en su casa con una amiguita, cuando su mamá le preguntó por una alcancía y ella le respondió que no la había visto.

La mujer perdió el control, agarró a la niña, se la llevó a la cocina, prendió las hornillas y le metió las manos en el fuego. En el hospital también le observaron golpes en la cabeza, y se determinó que los maltratos era repetidos.

Medida privativa

La brigada del Cedmna se percató de lo sucedido y junto con el Consejo de Protección del Municipio Bolívar denunció lo ocurrido ante la Fiscalía 16.

Los fiscales Tomás Armas e Ingrida Vargas coordinaron con Polianzoátegui para buscar a la madre, quien huyó de la casa y dejó a la niña con su padre, pero se negó a colaborar con la funcionaria.

El hombre fue detenido por no haber denunciado el caso. La juez Tercero de Control, Margelys Blanco, le dictó la medida privativa de libertad por los delitos de trato cruel a la niña y lesiones gravísimas.