Un ovacionado Mujica entrega el poder en Uruguay

0
2

José Mujica agradeció a su “querido pueblo” por acompañarlo durante sus cinco años al frente del gobierno de Uruguay, en especial cuando se sintió “solo”, según dijo en medio de la ovación de miles de personas que despidieron a su “Pepe”.

“Querido pueblo, gracias por tu saber, gracias por tus críticas, gracias por tu cariño y sobre todo gracias por tu hondo compañerismo cada una de las veces que me sentí solo en el medio de la Presidencia”, dijo el mandatario luego de recibir el pabellón nacional, en el último acto protocolar.

Rodeado de más de 2 mil personas, Mujica, acompañado de su sucesor Tabaré Vázquez llamó emocionado con sus brazos a los presentes al finalizar su discurso. La gente reaccionó y en medio del desorden algunos lograron abrazarlo.

“Si tuviera dos vidas las gastaría enteras para llevar tus luchas, porque es la forma más grandiosa de querer la vida que he podido encontrar a lo largo de mis casi 80 años”, agregó el jefe de Estado, que puso a Uruguay en el mapa con su estilo de vida austero, su constante prédica anticonsumista y en especial impulsando una inédita ley que reguló la marihuana.

“No me voy, estoy llegando, me iré con el último aliento, donde esté estaré por ti, estaré contigo porque es la forma superior de estar con la vida. Gracias, querido pueblo”, concluyó Mujica, y el canto de “Pepe no se va” inundó la plaza Independencia, ubicada frente a la sede del gobierno en Montevideo.

Adiós al “mejor presidente”
Decenas de banderas del oficialista Frente Amplio (FA), máscaras de Mujica y una representación del ya famoso auto Fusca celeste -que ganó fama mundial por ser uno de los bienes más preciados del mandatario- llenaron de color la plaza en la que se levantó el escenario.

“Se me caen las lágrimas, vine a abrazar al ‘Pepe’, que es un ejemplo de vida, porque después de ser torturado y estar más de diez años preso se levantó y sin rencores siguió trabajando por nosotros”, dijo a la AFP Alba Martínez, una jubilada que entre lágrimas cantó la clásica canción “A don José”, dedicada al héroe nacional uruguayo José Artigas, entonada por Braulio López, un famoso artista local, al finalizar el acto.

Más temprano, Gladys Benítez confesó que despediría “con tristeza” al presidente y exguerrillero, que vivió más de 13 años encarcelado y soportó condiciones infrahumanas de detención durante la última dictadura militar (1973-1985″.

“Vine a despedir al mejor presidente de la historia de Uruguay, ese hombre humilde que nos hizo conocidos en el mundo”, aseguró el ama de casa, que llegó a la plaza con su silla plegable y una enorme bandera de Uruguay.

Gritos de “Gracias, viejo querido” se colaban en el audio del discurso presidencial, mientras metros atrás un puesto callejero de venta exhibía remeras con la cara del presidente.

Un ovacionado Mujica entrega el poder en Uruguay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here