Un cohete ruso que transportaba tres satélites estalló en el aire durante un lanzamiento y cayó a tierra, en la más reciente de una serie de fallas del programa espacial comercial ruso.

La agencia espacial de ese país informó en un comunicado que el motor propulsor del Protón-M se apagó inesperadamente 17 segundos después de haber comenzado el vuelo y se estrelló a unos dos kilómetros de la plataforma de lanzamiento en Baikonur, un cosmódromo que Rusia le alquila a Kazajistán.

El lanzamiento era transmitido en vivo. Las imágenes de los canales de noticias registraron el momento en el que el cohete comienza a inclinarse, segundos después del lanzamiento, hasta que se prende fuego y cae.

Autoridades rusas informaron que la falla no provocó víctimas. Por su parte, el ministro kazajo de emergencias, Vladimir Bozhkov, señaló que el combustible en llamas del cohete dejó una nube tóxica sobre la plataforma de lanzamiento. Sin embargo, agregó que todavía deben determinar su potencial peligro para el medio ambiente.

Otro Protón-M se estrelló en Baikonur en agosto del año pasado y se vio así frustrada su misión de poner en órbita dos satélites. Tras ese accidente el primer ministro ruso Dmitri Medvedev se enojó con sus funcionarios, a quienes les recordó que Rusia perdió 10 satélites en lanzamientos fallidos en solo un año.

Funcionarios de la agencia espacial rusa culpan de los accidentes a los defectos de fábrica y errores de ingeniería, pero los analistas sostienen que el problema se debe al retroceso industrial postsoviético, que frenó la modernización de la industria espacial.

Medvedev anunció hoy que dio instrucciones a Dmitry Rogozin, el hombre al frente de la industria y el espacio, para que diseñe un plan que endurezca los controles de la industria espacial y prevenga futuros accidentes de este tipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here