Tras golpe de Estado se desconoce paradero del presidente centroafricano Francois Bozize

El Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) desmintió hoy que el presidente de la República Centroafricana, Francois Bozize, viajó a este Estado después que la guerrilla Seleka controlara la ciudad de Bangui.

“El presidente Bozize no solicitó venir a nuestro país”, declaró a la prensa el vocero congoleño, Lambert Mende.

La información contradijo diversas noticias relativas a la salida del mandatario, basadas en declaraciones de la alianza insurgente, la Presidencia y de una organización humanitaria que lo ubicó en Mbaiki, a 107 kilómetros de Bangui.

El gabinete de la Presidencia indicó la partida del mandatario, pero otras fuentes se refirieron a que Bozize solicitó al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados que le ayudara a transportar a su familia a través de una localidad fronteriza.

No obstante las indefiniciones, el canciller francés, Laurent Fabius, cuyo país reforzó la seguridad en el aeropuerto de Bangui, confirmó la salida de la República Centroafricana del gobernante.

En horas de la mañana la situación fue tensa y compleja para la población al conocerse que, según el coronel Djouma Narkoyo, las tropas insurgentes estaban a las puertas de la capital y se preparaba para entrar por completo.

Alrededor del acceso norte a Bangui, el más cercano que los rebeldes podrían emplear en su lógica de guerra, algunos habitantes afirmaron que escucharon disparos de armas ligeras y sonido de vehículos en dirección al lugar y tras eso se desataron los ataques.

Después de varias horas de combates con las fuerzas gubernamentales, los atacantes controlaron el Palacio Presidencial y las sedes del Parlamento, la Gendarmería y la emisora de radio nacional, y posteriormente se dio por tomada toda la ciudad, pese a existir algunos focos de resistencia.

Los guerrilleros lanzaron una ofensiva contra la capital centroafricana en diciembre del año pasado y desde entonces perduró la tensión.

A principios de 2013 las partes convinieron el establecimiento de un Gobierno de Unidad, en el que participarían jefes insurgentes en calidad de ministros, pero el pacto no funcionó. Seleka es una alianza guerrillera compuesta por varios agrupaciones rebeldes, la cual se alzó en armas en el norte de la República Centroafricana en diciembre pasado al considerar que el presidente Bozize incumplió unos acuerdos de paz firmados mucho antes, en 2007.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here