Policías canadienses tomaron control este jueves de camiones blindados privados y le dijeron a residentes locales que no saliesen a las calles mientras buscaban a un hombre que mató a tres agentes en un tiroteo en Moncton, una localidad habitualmente tranquila.

Agentes fuertemente armados de la Real Policía Montada recorrían calles y bosques en busca de Justin Bourque, de 24 años, que lucía camuflaje militar y llevaba dos fusiles en una foto dada a conocer por la policía en Twitter.

Las escuelas y oficinas gubernamentales en la ciudad estaba cerradas, y los autobuses del transporte público no estaban circulando. El servicio de correos fue suspendido.

El agente de la policía montada Damien Theriault dijo que las autoridades respondieron a una llamada el miércoles por la noche sobre un hombre armado en el norte de Moncton. Tres de los agentes que respondieron a la llamada murieron y otros dos resultaron heridos.

Fueron los primeros homicidios este año en esta ciudad de 69,000 habitantes ubicada unos 290 kilómetros al este de la frontera con Estados Unidos. Theriault dijo que la ciudad no registró homicidios el año pasado.

“Hemos estado bendecidos hasta ahora”, dijo Theriault a The Associated Press.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here