Las autoridades federales quieren construir un lugar de detención para familias inmigrantes en el sur de Texas, en respuesta a la ola de jóvenes que cruzan la frontera desde México, informó el jueves un funcionario federal.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) quiere construir un centro residencial en el pueblo de Dilley, ubicado a unos 110 kilómetros (70 millas) al suroeste de San Antonio, dijo la vocera de la agencia, Adelina Pruneda.

“Las estructuras del sitio pueden usarse para albergar hasta a 680 residentes, mientras las nuevas instalaciones se construyen”, dijo Pruneda.

De acuerdo con The Associated Press, la vocera se negó a entrar en detalles tales como el costo o la capacidad de las instalaciones, o la cantidad de adultos y niños que podrían albergarse en la instalación de dos mil metros cuadrados (50 acres), así como el tiempo en que estaría listo para usarse.

El ICE está trabajando para “concluir los contratos con los proveedores de servicios y los constructores”, indicó la vocera.

El aumento en la cantidad de menores que cruzan la frontera solos ha afectado la capacidad de las autoridades para albergar a quienes detiene por entrar a Estados Unidos sin permiso. Muchos de los inmigrantes sostienen que salieron huyendo de la violencia de pandilleros y grupos que trafican con drogas en Guatemala, El Salvador y Honduras. Algunos buscan asilo. Otros son retenidos en lo que se les deporta o se les coloca con parientes que ya están en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here