El gobierno de Enrique Peña Nieto continúa su ofensiva contra los cárteles del narcotráfico. En los últimos meses las fuerzas mexicanas lograron dar importantes golpes en Michoacán y el Estado de México. Sin embargo, en la actualidad, una nueva región del país se encuentra signada por la violencia. Se trata del estado de Tamaulipas (noreste), donde en el último mes 80 personas murieron en distintas balaceras en las principales ciudades de esa región que limita con Texas.

El silencio impera en Tamaulipas. Desde hace dos años los medios de comunicación renunciaron a brindar información sobre la actualidad por las amenazas de los criminales, según consigna El País.

Si bien en esa región que limita con Texas no se registró una mayor cantidad de homicidios que en Michoacán o el Estado de México, el panorama comienza a asemejarse en términos de violencia.

De acuerdo con los datos manejados por las autoridades locales, y aunque se tenga muy poca información al respecto, las cifras confirman que en 2013 fue el estado que más secuestros registró, con 211 casos. Esto representó un incremento del 75% con relación a 2012.

A su vez, Tamaulipas también se presenta como uno de los cinco estados donde más se extorsiona en México.

Después de años de haber vivido bajo la sombra del miedo, en los últimos días miles de personas salieron a las calles para manifestarse en contra de la violencia. Se calcula que cerca de cuatro mil ciudadanos se movilizaron el domingo pasado.

En el último año y medio el gobierno mexicano supo debilitar a cárteles como el de Los Zetas y el Cártel del Golfo. En julio de 2013, Miguel Ángel Treviño, líder de los Zetas, fue detenido por las fuerzas de seguridad.

En 2013, México detuvo a 69 narcotraficantes, de los cuales 23 pertenecían al cártel de Los Zetas.

En abril de este año quien corrió la misma suerte fue Jesús Leal, quien encabezaba el Cartel del Golf. El 9 de mayo, en tanto, se produjo una batalla en Reynosa entre las fuerzas mexicanas y miembros de los Zetas. El cuerpo oficial había localizado a Galindo Mellado, uno de los fundadores del grupo.

Galdino era uno de los 28 militares con entrenamiento de élite que abandonaron entre 1997 y 1999 el Ejército para convertirse en el brazo armado del Cartel del Golfo (CDG).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here