El cargamento de cocaína decomisado el lunes en Perú alcanzó más seis toneladas convirtiéndose en la mayor incautación de la última década, se informó el miércoles oficialmente.

El cargamento fue incautado hace dos días en un local ubicado en una zona rural cercana al Pacífico en Huanchaco, un distrito famoso por su balneario para los amantes del surfing, a 585 kilómetros al noreste de Lima. Se detuvo a dos mexicanos y seis peruanos en relación con la droga cuyo destino era Bélgica y España.

“Hasta el momento vamos sumando más de seis toneladas de cocaína en el cargamento de piedras de carbón. Es una cifra histórica. Esto puede incluso seguir aumentando porque seguimos trabajando”, dijo el miércoles a The Associated Press el jefe de la policía antinarcóticos, general Vicente Romero.

De acuerdo a las investigaciones, los narcos intentaban exportar unas 100 toneladas de rocas de carbón embutidas con cocaína.

Horadaron miles de rocas y colocaron hasta cuatro kilos de cocaína en forma de ladrillos dentro de cada piedra y luego la recubrían con fragmentos de carbón usando un pegamento líquido que demoraba hasta 45 días para que se seque.

Los narcos usaban dos empresas formales inscritas en el sistema de impuestos de Perú y han realizado hasta 25 exportaciones marítimas desde abril de 2011. Al momento no se conoce en cuántos envíos se transportaron droga.

Desde el lunes y usando mazos, hachas y martillos más de treinta agentes antinarcóticos continuaban destrozando una a una las miles de piedras de carbón para poder sacar los paquetes de cocaína en forma de ladrillos que tenían etiquetas de papel blanco con la impresión en tinta negra de un símbolo conformado por un león y la letra D.

El local donde se halló la cocaína, tenía un depósito subterráneo donde se almacenaba la droga que iba a ser embarcada desde los puertos peruanos de El Callao, en Lima y Paita, en el norte cerca a Ecuador.

La investigación fue realizada por un equipo élite antidrogas llamado División de Investigaciones Especiales con apoyo de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y el trabajo se intensificó las últimas seis semanas, dijo Romero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here