Organizaciones civiles como el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y Coalición por la Salud estiman que en México al año se registran hasta un millón de abortos inducidos.

El total, dividido entre los 365 días que tiene normalmente un año, arroja la cantidad de dos mil 739 abortos por día, es decir, 114 por hora.

Asimismo, señalan que una de cada seis mujeres prefiere la interrupción clandestina, ya que pueden ser encarceladas debido a que se han endurecido las legislaciones en al menos 17 Estados, contra quienes atentan contra el derecho de “proteger y garantizar el derecho a la vida” desde la concepción.

Luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avalara en agosto de 2008 la despenalización del aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación en el Distrito Federal, por lo menos 17 Estados, panistas y priistas, han blindado sus legislaciones contra la posibilidad de acceder a un aborto seguro, en instalaciones médicas.

“Son las mujeres pobres, menos educadas e indígenas las que tienen nueve veces más probabilidad de tener un aborto inseguro que las mujeres con mayores posibilidades económicas, más educadas y que no pertenecen a etnias indígenas”, explicó Regina Tamez, directora del Gire.

Morelos, Baja California, Colima, Durango, Campeche, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Yucatán, Querétaro, Oaxaca y Tamaulipas son los estados que han cerrado toda posibilidad de replicar las reformas realizadas, el 26 de abril de 2007, al Código Penal y a la Ley de Salud del Distrito Federal sobre la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Una reforma que, de acuerdo con la Secretaría de Salud del DF, suma, desde 2007, 119 mil 522 procedimientos de interrupción legal del embarazo entre jóvenes de 18 a 29 años, principalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here