Rusia y China vetaron este jueves una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que hubiese remitido a la Corte Penal Internacional graves casos de abusos a los derechos humanos en Siria.

El proyecto de resolución fue aprobado por el resto de los miembros del Consejo (13) y contó con el auspicio de 65 países en Naciones Unidas y más de un centenar de organizaciones no gubernamentales.

Los casos incluían asesinatos en masa, violaciones, torturas y otros graves delitos cometidos por todas las partes en conflicto, tanto el Gobierno como los rebeldes.

Esta es la cuarta vez desde que en marzo de 2011 comenzó el conflicto en Siria que Rusia y China bloquean acciones similares en el seno del Consejo de Seguridad.

La embajadora de EE.UU. en Naciones Unidas, Samantha Power, resaltó que el organismo de ONU tiene la responsabilidad de detener que se cometan atrocidades por lo que con el veto de Rusia y China se deja de hacer justicia al pueblo sirio.

Power puso de relieve que con tal actitud no solo se protege al régimen del presidente Bashar al Assad sino también a los grupos terroristas que operan en Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here