Una mujer desarmada murió a causa de los disparos realizados por un policía que creyó que el taladro de mano que la víctima portaba, era un arma. La policía de San José en el norte de California, respondió a una llamada realizada al 911 en la cual una mujer dijo que estaba armada y tenía a su madre y hermanos como rehenes, y les dispararía si la policía no acudía al lugar.

La Agencia Efe amplía:

En una rueda de prensa, el portavoz de la policía, Albert Morales, explicó que, tras recibir la llamada, un número indeterminado de agentes se desplazaron hasta la casa y pidieron a la mujer que saliese fuera y que dejase el arma en el suelo.

La mujer salió entonces de la casa con un objeto en la mano que parecía ser un arma pero, siempre según la versión de la policía, desatendió los gritos de los agentes de detenerse y siguió andando hacia adelante, momento en el que un policía le disparó mortalmente.

La policía de San José informó que el agente que disparó es Wakana Okuma, un veterano del departamento con 13 años de experiencia.

La mujer muerta, de 19 años, sufría un trastorno bipolar, según explicó el padre de la joven.

El objeto que la mujer llevaba en la mano no era un subfusil Uzi, como había asegurado tener, sino una taladradora de mano sin cables y pintada de negro.

“En un momento dado, la mujer salió de la casa y fue entonces cuando se disparó”, dijo el portavoz policial, quien aseguró que la situación fue “muy seria” y “muy peligrosa” para los agentes.

Tras recibir el disparo, la mujer, cuyo nombre no ha sido revelado, fue trasladada al hospital, donde posteriormente falleció.

Este episodio coincidió con las protestas en el municipio de Ferguson (Misuri), debido a la muerte el pasado sábado de un adolescente negro desarmado a manos de la policía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here