Un tribunal en Sudán sentenció a muerte a una mujer embarazada por negarse a renunciar a su fe cristiana.

Mariam Yahya Ibrahim, de 27 años y madre de un niño de un año y cuatro meses, fue hallada culpable de apostasía el domingo y se le dio un plazo de cuatro días para abandonar su credo.

El juez Abbas al Khalifa dictó la sentencia capital este jueves en Jartum después de que la mujer reiteró al tribunal: “Soy cristiana”.

Nacida de madre cristiana y padre musulmán, fue criada en la religión materna luego de que el padre abandonó la familia.

Sin embargo, las leyes sudanesas dictan que los hijos de padres musulmanes deben ser considerados como tal.

La organización Amnistía Internacional calificó el fallo del juez de “aborrecible”, lo consideró una flagrante violación de las leyes internacionales de derechos humanos, y demandó que la mujer fuese liberada de inmediato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here