Un hecho absolutamente repudiable y ocurrió en Brasil.

A través de las redes sociales Thereza Fontoura denunció que una pasajera con discapacidad tuvo que subir arrastrándose por las escaleras de un avión.

La aerolínea Gol informó que ofreció “alternativas” a la pasajera, y que la mujer, Katya Hemelrijk da Silva, de 38 años, dijo que no iba a poner ningún recurso legal contra la compañía.

Pese a esto, la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) ha notificado a Gol y a Infraero, empresa que opera el aeropuerto, para que den explicaciones en un plazo de dos días. Ambas compañías se exponen a multas de hasta 300.000 reales (unos US$116.000) por no ofrecer atención especial a los pasajeros que lo necesitan.

El incidente ocurrió en el aeropuerto brasileño de Foz de Iguazú.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here