El papa Francisco reiteró que habrá “cero tolerancia” y no habrán “hijos de papá” cuando se trate de acusar y castigar a los violadores de niños, donde no se salvan ni los obispos.

El pontífice habló con los periodistas durante su viaje de regreso de Jerusalén, a quienes también hizo saber que se reunirá por primera vez con al menos ocho víctimas de violaciones sexuales por parte de miembros del clero.

Francisco declaró que el Vaticano está investigando a tres obispos aunque no aclaró si se trata de violadores o de autoridades eclesiásticas que ocultaron otros casos de violación de niños dentro de la Iglesia.

“En este asunto tenemos que avanzar. Cero tolerancia”, dijo Francisco, quien calificó el abuso de los niños un crimen “horrible… un sacerdote que hace esto traiciona el cuerpo de Dios. Es como una misa satánica”.

El Papa también abordó el tema del celibato y dijo que lo defiende y lo considera un “regalo” a la Iglesia, pero por no ser un dogma inalterable podría estar sujeto a cambios y “la puerta siempre está abierta”, sostuvo.

También aclaró que la invitación para orar a los presidentes de Israel y Palestina, era para eso “rezar” y no se trata de “negociaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here