En agosto de 2016, luego de que su vivienda fuera destrozada en medio de la guerra, este pequeño fue fotografiado dentro de una ambulancia con la mirada perdida, ensangrentado y cubierto en polvo. Ahora se le ve sano y feliz.

La devastadora fotografía de un niño dentro de una ambulancia en Alepo con la mirada perdida, ensangrentado y cubierto en polvo luego de un bombardeo en el barrio de Al Qatergui, en Siria, le dio la vuelta al mundo en agosto de 2016. Ahora, casi un año después de la tragedia, una periodista cercana a El Asad difundió una entrevista con la familia de Omran Daqneesh, a quien se le ve sano y feliz.

El vídeo fue publicado en Facebook en la noche de este lunes por la reportera Kinana Allouche y, en diálogo con el padre de Omran, este aseguró que le cambió el nombre a su hijo para mantenerlo a salvo a pesar de que dice que aún sufren intimidaciones por parte de los rebeldes.

Sin embargo, la familia del pequeño de seis años señaló que no tienen voluntad de abandonar el país y que ahora viven en una nueva casa ubicada en una de las zonas controladas por el gobierno sirio.

Daqneesh también reclamó que las fotografías de su hijo, quien se recuperó del todo de sus heridas luego del bombardeo del año pasado, quisieron ser utilizadas por la oposición como “propaganda antigubernamental”.

¿Fingiendo?

Diferentes organizaciones y medios locales sirios han calificado la entrevista de El Asad como “oportunista”. Así lo dejó ver Valerie Szybala, de la ONG Syria Institute, quien dijo a la Fundación Thomson Reuters que es improbable que la familia de Omran haya hablado libremente.

“Ahora están bajo control gubernamental y sabemos que es un gobierno que arresta y tortura a aquellos que se oponen de forma pública a él. Para mí, la situación parece sugerir que están probablemente coaccionados”, explicó Szybala.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here