Al menos 20 personas, en su mayoría policías, resultaron heridas en los enfrentamientos entre los asaltantes y las fuerzas de seguridad, que se lanzaron piedras mutuamente. Tres personas fueron detenidas.

Esos incidentes llevaron al gobierno nacional a anunciar el jueves por la tarde el envío de 400 gendarmes a Bariloche.

En tanto, los saqueos se multiplicaron en otras partes del país. En la ciudad de Campana, en la provincia de Buenos Aires, personas enmascaradas intentaron saquear un hipermercado, pero al llegar la policía se dirigieron a una autopista y asaltaron una estación de servicio, un comercio mayorista y también a camioneros y autos particulares.

Los ataques provocaron el cierre temporal de la autopista Panamericana, una de las principales vías del país.

También en las provincias de Entre Ríos y Chaco hubo asaltos a comercios. Pero los incidentes más graves se dieron en Rosario, la tercera ciudad más grande de Argentina, en la provincia de Santa Fe.

Allí, los saqueos, que continúan este viernes, provocaron la muerte de dos personas en choques con la policía. Se estima que al menos 25 supermercados fueron asaltados y la intendenta Mónica Fein solicitó al gobierno nacional la presencia de la Gendarmería.

Los medios argentinos también reportaron una serie de intentos de saqueos que se registraron en distintos puntos del país y que fueron frustrados por la policía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here