La Casa Blanca pedirá al Congreso $3.800 millones de dólares para tratar la emergencia en la frontera con la llegada de miles de niños inmigrantes que viajan sin compañía, una cantidad mucho mayor a la anunciada previamente.

El dinero reforzaría los presupuestos de una serie de agencias gubernamentales, incluyendo a los departamentos de Justicia, Seguridad Nacional, Salud, Servicios Humanos y el Departamento de Estado.

No obstante, el presidente Obama ha desistido –por el momento— de pedir cambios legislativos para acelerar el proceso de deportación de los menores. Esa medida estaba contemplada en los planes iniciales en que se solicitaban solo $2.000 millones de dólares.

La emergencia ha sido provocada por la llegada en meses recientes de más de 52.000 menores que han migrado solos y de 39.000 mujeres con sus hijos, en ambos casos provenientes en su mayoría de Guatemala, Honduras y El Salvador.

El presidente Obama viaja el miércoles a Texas en un viaje con fines políticos y no contempla visitar la frontera. No obstante el mandatario busca reunirse con líderes locales para discutir la crisis y ha invitado al gobernador republicano del estado, Rick Perry, a participar en las mismas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here