Sin entrar en mayores detalles el presidente de EE. UU., Barack Obama, dejó claro en la noche del miércoles que piensa autorizar bombardeos en Siria para, según dijo, “degradar y destruir” la amenaza que plantea al mundo el grupo terrorista Estado Islámico.

“Esta campaña antiterrorista se librará a través de un esfuerzo constante e implacable, que busca eliminar al EI donde quiera que esté, empleando nuestro poderío aéreo y el apoyo de fuerzas aliadas en el terreno… No dudaré en tomar acción tanto en Irak como en Siria. Debe quedar claro que si amenazan a EE. UU. no encontrarán santuario en ningún lugar del mundo”, dijo el Presidente durante una intervención de 15 minutos, que se trasmitió en directo por las principales cadenas de televisión.

En su discurso Obama delineó una estrategia de cuatro puntos diseñada para degradar al EI, pero dejó claro que ésta no tiene previsto el envío de soldados estadounidenses al campo de batalla.

Según el mandatario estadounidense, desde hace un mes la Fuerza Aérea ha realizado más de 150 bombardeos en Irak para proteger a minorías amenazadas por el EI y defender los intereses de EE. UU. en el norte del país.

Pero desde ahora el rol será ofensivo y en respaldo del avance del Ejército iraquí y las tropas kurdas que combaten al grupo yihadista.

Obama también anunció respaldo militar y económico para las fuerzas de oposición en Siria que combaten al presidente Bashar al Assad, pero que a su vez enfrentan al EI.

La estrategia prevé, a su vez, el estrangulamiento de las fuentes de financiación del grupo y una campaña publicitaria para contrarrestar el respaldo que está recibiendo el EI de otros países de Oriente Próximo, y ciudadanos europeos y hasta estadounidenses que se han unido al grupo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here