El presidente Barack Obama visita Dallas este miércoles, donde se reunirá con líderes religiosos, funcionarios locales y el gobernador republicano del estado, Rick Perry, quien aceptó la oferta del mandatario para conversar sobre la crisis de inmigración.

Perry inicialmente se había negado a solo recibir a Obama en el aeropuerto de Austin, la capital del estado y sugirió en cambio una “reunión sustancial” que fuera más allá de un apretón de manos. La Casa Blanca respondió invitando a Perry a la reunión.

Obama, que realiza una gira política en preparación para la campaña electoral de noviembre, no visitará la frontera tejana con México, como había pedido Perry y otros republicanos.

Decenas de miles de niños indocumentados, muchos de ellos viajando solos, provenientes de Centroamérica, han cruzado la frontera en el valle del Río Bravo, provocando una crisis humanitaria al sobrepasarse la capacidad de las instalaciones migratorias para atender a los menores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here