Después de un mes en el que casi se mete en otra guerra en Oriente Próximo, el presidente Barack Obama anunció este martes una nueva iniciativa de paz en la región, esta vez con Irán.

El secretario de Estado, John Kerry, empezará una nueva ronda de negociaciones con el Gobierno de Teherán para el plan de desarme y control nuclear que ha sido imposible en la última década. En su discurso anual ante la Asamblea General de la ONU, Obama dijo que le ha dado “instrucciones” a Kerry y tiene más esperanzas de un pacto por las cartas que se ha intercambiado con el nuevo presidente iraní, Hasan Rouhani, que, según Obama, ha recibido un mandato para ir por “un camino más moderado”.

El presidente estadounidense pidió que las palabras “conciliadoras” de Irán se conviertan ahora por “acciones transparentes y verificables”. “Puede que los obstáculos sean demasiado grandes, pero creo que hay que intentar el camino diplomático… Es bueno para la región y para el mundo”, dijo Obama en un discurso de más de 40 minutos en el foro donde justo antes el presidente de la Asamblea General recomendó a los oradores hablar un máximo de 15. Resolver el conflicto con Irán dejaría un “profundo y positivo impacto” en todo Oriente Próximo, según Obama.

El discurso ante la Asamblea General llega en un momento complicado para la política exterior de Estados Unidos. En el último mes, el presidente ha preparado una intervención militar contra Siria, ha estado a punto de lanzar misiles desde el Mediterráneo, ha paralizado un par de veces esa operación y ha empezado a negociar un acuerdo para el desarme químico del régimen de Bachar Asad con la ayuda de Rusia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here