Por primera vez, Mario Terán Salazar, el hombre que habría matado al Che, rompió su silencio y habló con el diario español El Mundo.

Luego de 47 años, el ex suboficial sigue negando su autoría en el hecho. Sin embargo, uno de sus superiores de ese entonces asegura que Terán fue el hombre que disparó contra el líder guerrillero.

“Póngase sereno, usted va a matar a un hombre”, le habría dicho el Che Guevara al suboficial del Ejército boliviano Mario Terán minutos antes de ser asesinado. Entonces, el militar cerró los ojos y disparó en las piernas de Guevara, quien se desplomó. El hombre disparó de nuevo hasta alcanzar el brazo, el hombro y el corazón del líder revolucionario, que murió a sus pies.

Así lo cuenta el diario español El Mundo a partir del relato que el asesino del Che entregó por escrito a sus superiores. De acuerdo con ese medio, que ayer publicó un reportaje de investigación sobre la muerte de Guevara, Mario Terán Salazar fue el hombre que ese 9 de octubre de 1967 disparó contra el guerrillero argentino en la localidad de La Higuera, en el sudoeste de Bolivia. Han pasado más de 47 años desde aquel día y a sus 72 años el ex suboficial aún niega su autoría en el asesinato del Che.

Sin embargo, uno de los superiores de Terán, el ex general boliviano Gary Prado, afirmó al mismo medio que Terán Salazar fue quien respondió a la orden que llegó desde La Paz en nombre del Presidente René Barrientos: “Saluden a papá” fue la señal en clave que Terán escuchó y ejecutó.

De acuerdo con El Mundo, se ha gestado un mito en torno a la muerte del guerrillero argentino para causar confusión o camuflaje. El mismo Terán Salazar dice en la entrevista que en el Ejército boliviano habían “dos o tres Marios Teranes, pero con diferentes apellidos maternos”.

Sin embargo, hubo una prueba que el mismo Terán Salazar no pudo negar. Cuando los periodistas le enseñaron a Terán Salazar la foto que la periodista francesa Michele Match le tomó al supuesto verdugo del Che en Cochabamba, Terán dijo “Sí, soy yo (…) Allí me la tomaron en la puerta de la escuela… Había varios que insistían en quererme fotografiar y hablar conmigo. Y justo salí a la calle. Y bueno, ya. Me posé y es la única foto”.

Asimismo, el capitán Gary Prado confirmó la identidad de Mario Terán en la foto y dijo que él es el hombre que mató al Che. “No se le puede culpar de lo ocurrido. Las circunstancias llevaron a eso no más. Cuando le sacaron esa foto le hice una recomendación: no te metas en este baile. ¿Por qué le aconsejé que se quedara callado? Para que no hubiera venganza contra él. Y me hizo caso”, aseguró Prado, quien a sus 28 años apresó al Che tras un sangriento combate ocurrido a unos siete kilómetros de la localidad de La Higuera.

Cuando el Che Guevara llegó a Bolivia en noviembre de 1966, lo hizo de forma clandestina bajo la identidad de un economista uruguayo. En Bolivia el Che buscaba seguir impulsando los movimientos revolucionarios fuera de las fronteras cubanas, luego de que su proyecto fracasara en Congo.

Su misión en el suelo boliviano era iniciar la revolución desde el corazón de América del Sur con la esperanza de propagarla por el resto de la región. Con el apoyo de ciudadanos cubanos, bolivianos, peruanos y argentinos, el guerrillero formó el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia (ELN), que lo acompañó en su última batalla el 8 de octubre de 1967, día en que fue capturado por el capitán Prado junto a otros guerrilleros bolivianos, como Simeón Cuba “Willy”.

“Lo entregué vivo y luego lo mataron” explica Prado, quien sabe de primera fuente que fue su soldado Mario Terán Salazar el que ejecutó la orden. “Tengo la versión correcta de la ejecución que me contaron los participantes”. Según Prado, cuando el coronel Joaquín Zenteno recibió la orden por radio “señaló con el dedo a dos: usted, a “Willy”; y usted, indicó con el dedo a Mario Terán, al Che”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here