Los presidentes de los países de África occidental azotados por el brote de ébola pidieron ayuda al Banco Mundial el jueves, al tiempo que las fuerzas armadas estadounidenses incrementaban sus tareas de ayuda en Liberia, el país más afectado.

“Nuestra gente está muriendo”, dijo el presidente de Sierra Leona Ernest Bai Koroma en una videoconferencia durante una reunión del Banco Mundial sobre la respuesta al ébola. Koroma dijo que la epidemia era “una tragedia imprevista en los tiempos modernos”, y agregó que el mundo no está respondiendo con suficiente premura mientras niños quedan huérfanos y médicos y enfermeras siguen muriendo.

Un médico ugandés, John Taban Dada, murió el jueves de ébola en un centro de tratamientos en las afueras de Monrovia, la capital liberiana. El ministro de Salud de Liberia Tolbert Nyenswah dijo que Dada, ginecólogo y cirujano, será sepultado de inmediato el jueves de acuerdo con las regulaciones para víctimas de la enfermedad.

Su fallecimiento eleva a cuatro el número de médicos que han muerto en Liberia desde el estallido del brote. Más de 90 trabajadores de salud, incluyendo enfermeras y asistentes médicos han muerto.

Dos vuelos militares estadounidenses iban a arribar a Liberia el jueves, le dijo a The Associated Press por correo electrónico el capitán del R. Carter Langston.

“Dos vuelos diferentes de aeronaves MV-22 Osprey y KC-130, junto con infantes de marina, van a llegar para apoyar la gestión del gobierno para contener el ébola”, dijo Carter, que indicó que los aparatos aterrizarían en Roberts Airfield en las afueras de Monrovia.

Críticos dijeron que el manejo de la crisis por la presidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf ha sido torpe e inefectivo. El jueves, la policía usó garrotes y látigos para dispersar a unos 100 manifestantes en las afueras de la Asamblea Nacional, donde los legisladores debatían otorgar a la presidenta poderes adicionales a los prescritos en el estado de emergencia declarado en agosto. La radio estatal de Liberia anunció que las elecciones senatoriales programadas para la semana próxima serán aplazadas. No se dio una nueva fecha.

El brote ha matado a más de tres mil 800 personas, de acuerdo con el más reciente conteo de la Organización Mundial de Salud. La vasta mayoría de las muertes han sido en Liberia. Guinea y Sierra Leona.

Las fuerzas armadas estadounidenses trabajan para construir centros médicos en Liberia y pudieran enviar a hasta cuatro mil soldados para ayudar a combatir la crisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here