La sección tercera de la Audiencia de Alicante, España ha condenado a 12 años de prisión a la mujer que arrojó a su recién nacido por una tubería del patio de su casael 21 de junio de 2013.

El tribunal le ha retirado la patria potestad y le prohíbe acercarse al menor en los próximos 15 años. Además, le impone una indemnización de 30.000 euros en favor del hijo en la figura del representante legal.

La sala le considera responsable de un delito de asesinato en grado de tentativa, con el agravante de parentesco. Según ha quedado probado, la mujer dio a luz a las 8:00 de la mañana de ese 21 de junio, metió al bebé en bolsas de plástico y con una malla de licra lo arrojó por las bajantes a una oquedad.

No obstante, un vecino, en la madrugada del 23 de junio, alertado por los lloros del recién nacido, llamó a los bomberos por lo que creyó era un gato atrapado. Los bomberos descubrieron que era un bebé, ya que salían los pies de la bolsa, y un SAMU lo trasladó al Hospital General de Alicante.

La mujer asistió al mismo centro sanitario después de dar a luz “sin comunicar nada de lo ocurrido” y “dando información falsa” sobre lo que le ocurría, aunque la sentencia determina que la procesada “era conocedora del embarazo” que intentó “disimular con una faja” y, cuando era preguntada por “su abultado vientre” aludía “a un embarazo psicológico o quiste de chocolate, que quería abortar y que no tenía dinero”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here