Un millonario de la Florida le abrió las puertas de su mansión de Boca Raton a docenas de niños adoptados que no tenían adónde ir después que el huracán Irma devastó el área.

El noticiero NBC6 reportó que Marc Bell, miembro de la junta de directores de la organización SOS Children’s Villages, recibió una llamada de la organización pidiendo ayuda. Sin pensarlo dos veces, él y su esposa, Jennifer, estuvieron de acuerdo en recibir a los niños en su casa.

La familia Bell y sus amigos se unieron para asegurarse de que los niños y sus acompañantes se sintieran cómodos y a gusto en la lujosa residencia, donde se quedaron hasta que regresó la electricidad.

“Durante más de 72 horas servimos más de 800 almuerzos y cenas, entretuvimos a los niños, organizamos su cuidado médico y, sobre todo, les dimos mucho amor”, escribió Bell.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here